Las temperaturas aumentaron tanto el martes en Phoenix que algunos aviones no pudieron despegar, y la ola de calor que arrasa al suroeste durante la próxima semana se debe tomar muy en serio, advierte un médico de emergencia.