Los niños, adolescentes y adultos jóvenes que son víctimas de los ciberacosadores parecen tener el doble de probabilidades de hacerse daño a sí mismos o de intentar suicidarse que sus contrapartes que no son víctimas de ciberacoso, encuentra un nuevo estudio.