Cómo afecta el coronavirus a las mujeres embarazadas

El ginecólogo e investigador Álvaro Monterrosa Castro, dice que en cuanto al coronavirus, todavía existen grandes vacíos de conocimiento sobre la infección en mujeres embarazadas.

“EL COVID-19 o Enfermedad del Coronavirus 2019, es una enfermedad nueva, todos podemos infectarnos porque nadie tiene inmunidad para protegerse del virus. No es gripa, se compara con gripa porque tienen síntomas parecidos, pero es diferente la capacidad para crear condiciones que llevan a complicaciones o muerte”, explica.

Así, algunos interrogantes que responde Monterrosa en cuanto a las gestantes son:

¿Son susceptibles al virus, las embarazadas?

- En general, las embarazadas presentan cambios normales que las hacen más susceptibles a todas las infecciones respiratorias virales, incluyendo el COVID-19, por tanto es razonable decir que ellas pueden estar en mayor riesgo para enfermar o complicarse, en comparación con la población general. Eso se observó con otros coronavirus. No existen datos específicamente para COVID-19, por tanto es norma que las gestantes eviten exponerse a adquirir la infección. Es prudente recomendar el uso permanente de “tapaboca”, salir lo menos posible de casa, evitar contacto directo con otras personas sanas o afectadas de cuadros respiratorios, y el lavado exhaustivo de manos con agua y jabón.

¿El virus representa riesgo de aborto o anomalías para el feto?

- En este momento los datos son muy limitados. No hay información adecuada sobre riesgos de aborto o anomalías congénitas. Los datos en las epidemias de otros coronavirus no sugieren mayor riesgo de pérdida fetal o anomalías congénitas, con infección temprana en el embarazo. No obstante, la presencia de virus o bacterias en la placenta, al inicio del embarazo puede asociarse a abortos.

¿Se transmite el virus de madre a feto?

- No se ha encontrado el virus en líquido amniótico o sangre del cordón umbilical de nacidos de madres infectadas, pero los casos son muy pocos. Tampoco se ha observado paso del virus de la madre al feto en otras enfermedades virales respiratorias.

¿Las mujeres contagiadas pueden darle pecho al bebé?

- Las mujeres libres de enfermedad pueden seguir la lactancia con todas las medidas de prevención, como lavar el pezón antes de dar al bebé. En los momentos actuales de la pandemia, es bueno el “tapaboca” al momento de lactar. Recuerde que la leche materna es fuente importante de protección con anticuerpos de la madre al niño. No se ha encontrado el COVID-19 en la leche materna de infectadas. Si la mujer tiene infección, se considerará separación temporal del bebé y seguir lactancia con extractor de leche materna. La higiene del recipiente, biberones y de la leche, debe ser exhaustiva. Si están conjuntos madre e hijo, las medidas son iguales.

¿Puede haber parto prematuro?

- En general, todas las infecciones en el tercer trimestre pueden asociarse a parto prematuro. La influenza han sido asociada a bajo peso, bebe pequeño y parto prematuro. Con COVID 19 aún no son claros los hallazgos, se aplica la generalidad. No hay información sobre otras situaciones del embarazo. Muchas veces el parto prematuro se da porque la madre tiene una situación médica que obliga a finalizar temprano el embarazo.

Embarazas y con enfermedades crónicas

- Es una población de mucho riesgo, deben cumplir estrictamente todas las recomendaciones de higiene y convivencia, así como extremar el cuidado de su enfermedad: seguimientos, medicaciones e intervenciones.

Estas personas deben quedarse en casa lo máximo posible.

**

El experto Álvaro Monterrosa añade que “actualmente no existen medicamentos aprobados para el COVID-19. Todos los fármacos utilizados han sido basados en propiedades observadas en otros virus. No existe vacuna disponible. La propagación del virus ha crecido en todo el mundo y va a seguir irremediablemente creciendo en las próximas semanas. La información científica cambia diariamente, las gestantes deben solicitar información a sus ginecólogos, que están atentos a publicaciones científicas de las más reconocidas organizaciones y no desde redes sociales”.

La mayoría de las recomendaciones aquí planteadas, están basadas en datos científicos acumulados a la segunda semana de marzo del 2020, especialmente los informados por el CDC (Communicable Disease Center o Centro de Enfermedades Contagiosas) de Atlanta, Estados Unidos