Aleje a los parásitos intestinales

Las enfermedades infecciosas producidas por parásitos pueden afectar a cualquier persona de cualquier edad y constituyen un problema médico-social que se da no sólo en los países subdesarrollados sino en países de alto desarrollo económico.

Las parasitosis intestinales son infestaciones producidas por parásitos cuyo hábitat natural es el aparato digestivo del hombre. Muchas de estas invasiones se dan por malos hábitos de higiene o al consumir alimentos en lugares públicos faltos de asepsia.

Explica el Manual de Salud para Profesionales, que la infestación intestinal más común por parásitos en niños, es la enterobiasis, causada por el oxiuro Enterobius vermicularis.

Los síntomas

Su síntoma principal es el prurito perianal (picazón) y su diagnóstico se basa en la inspección visual en busca de helmintos (gusanillos) filiformes en el área perianal. Según Medline, los oxiuros son parásitos que pueden vivir en el colon y en el recto de una persona, y se pueden adquirir cuando se tragan los huevos de este parásito.

Después de la gripa, esta es la infección más común, y es así como los niños menores de 12 años tienen una tasa de infección por oxiuros muy elevada.

Médicos afirman que la aplicación de vaselina con ácido carbólico u otras cremas o ungüentos antipruriginosos en la región perianal, pueden aliviar el prurito mientras se lleva a cabo el tratamiento que recomiende su doctor (Usualmente se receta Mebendazol o Albendazol).

 
¿Cómo prevenirlo?

Entre los alimentos que portan una alta carga de parásitos que habitan en la tierra y en otros animales, están los vegetales y frutas, por eso se deben lavar y desinfectar antes de su consumo.

De igual forma usted debe tener en cuenta que:

Es importante lavarse las manos con jabón y agua tibia después de ir al baño o cambiar pañales, y antes de manipular alimentos (manera más exitosa).

 

El lavado frecuente de la ropa, la ropa de cama y los juguetes es indispensable. Se debe lavar la ropa interior y la ropa de cama usando el programa de agua caliente (60º C) para eliminar los huevos. Igualmente debemos desinfectar los juguetes, para evitar el contagio por su contacto con la boca.

Para ayudar a eliminar los huevos de la piel, las personas infestadas deben ducharse cada mañana.