¿Se te acelera el corazón? Las arritmias y su tratamiento

¿Qué es una arritmia cardíaca?

 

Una arritmia es uno o varios latidos que se origina en un lugar del corazón distinto al habitual, como puede ser en las aurículas o en los ventrículos.

 

En situaciones normales, la electricidad viaja en el corazón a través de una fina red; en ocasiones estos impulsos pueden bloquearse en algún sitio del corazón formando “cortos circuitos” que producen las arritmias.

 

Cuando éstos latidos son muy rápidos se llaman “taquicardia”, cuando los latidos son muy lentos se denomina “bradicardia” Algunas arritmias se pueden tener desde el nacimiento o se presentan en gente joven con corazón sano.  Existe otro tipo de arritmias que acompañan a enfermedades del corazón como infartos, insuficiencia cardíaca, cirugía del corazón, entre otras. 

 

Finalmente, existen arritmias relacionadas con enfermedades genéticas que pueden tener alto riesgo de muerte súbita.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

 

Los síntomas más comunes son palpitaciones o latidos que se perciben rápidos y fuertes, que se pueden acompañar de mareovista borrosafalta de airedolor en el pecho o “vuelcos en el corazón”.

 

En algunos casos, si los latidos son muy rápidos o muy lentos puede haber desmayos. A veces las palpitaciones duran pocos minutos y desaparecen espontáneamente, pero hay ocasiones en que persisten por varias horas, por lo que es necesario acudir al médico y tomar un electrocardiograma para identificar el tipo de arritmia.

 

Tratamiento

 

El tratamiento dependerá del tipo de arritmia que se trate. En general se usan medicamentos antiarrítmicos para controlar las arritmias, aunque no las quitan por completo.

 

Estos medicamentos deben usarse con cuidado y siempre bajo la supervisión de un especialista. Hay tratamientos que Curan las arritmias, tales como la Ablación con Catéter, que consiste en un cateterismo para “quemar” arritmias.

 

  Estos procedimientos son realizados por especialistas (Cardiólogos Electrofisiólogos).

 

También se recomiendan medidas generales como evitar consumo de estimulantes (cafeína, refresco, chocolate) y mantenerse bien hidratado.