Aftas y lesiones bucales ¿Por qué aparecen?

Las lesiones

 

Las lesiones bucales pueden ser aquellas protuberancias, manchas o llagas al interior o exterior de la boca que pueden resultar dolorosas, antiestéticas o pueden interferir para hablar o comer y que al menos un tercio de la población las padecen en algún momento.

Algunas pueden curarse por sí solas, sin embargo, algunas pueden durar más de una semana, la cuales ya deben ser atendidas por un dentista u odontólogo el cual extraerá una muestra para descartar que formen parte de la sintomatología de enfermedades como el cáncer o SIDA.

 

Tipos y causas

 

Existen diversos tipos de lesiones bucales, las más comunes son las aftas que no son graves, pero si demasiado molestas, pero ¿cómo identificarlas? A continuación, te describimos los tipos y causa de cada una de ellas:

 

Aftas: son pequeñas protuberancias o llagas con una circunferencia rojiza. Estas no son contagiosas y suelen aparecer dentro de la boca, se desconoce la causa exacta, sin embargo, algunos estudios han arrojado que se deben a problemas en el sistema inmunológico, bacterias o virus, así como estrés, tabaquismo, alergias o en algunos casos hereditarias.

 

Herpes labial: Aparecen en forma de ampollas alrededor de los labios o debajo de la nariz. A diferencia de las aftas, el herpes si es contagioso y es ocasionado por le virus del herpes.

 

Leucoplasia: Es una lesión ocasionada por el uso de prótesis dentales mal ajustadas, dientes rotos, mordeduras en las mejillas o consumidores de tabaco y se presentan a través de una placa de aspecto blanquecino y espeso en la mejillas, encías o lengua.

 

Candidiasis: Es una infección causada por un hongo llamado candida abicans y que provoca la parición de una placa de color amarillo y rojo en las superficies húmedas de la boca. Esta infección se puede presentar en adulto o recién nacidos.

 

Tratamiento

 

El tratamiento dependerá del tipo de lesión y la gravedad de la misma la cual deberá ser determinada por un especialista en el tema y que podrá ir desde la aplicación de ungüentos tópicos y analgésicos para el caso de las aftaseliminación de los factores que lo ocasionan como el tabaquismo, mala higiene y uso correcto de los aparatos dentales. En el caso del herpes no existe cura, sin embargo, existen tratamientos que pueden disminuir la aparición de las ampollas de manera temporal.