Hipoacusia: no restes volumen a tus oídos

¿Qué es la hipoacusia?

 

La hipoacusia o sordera es la disminución de la sensibilidad auditiva en uno o ambos oídos, es decir, en un estado normal podemos escuchar sonidos suaves por debajo de los 20 decibeles, se diagnostica hipoacusia cuando se dificulta escuchar estos sonidos, llegando a solo percibir sonidos de a partir de los 25 hasta 90 decibeles, esta última considerada una hipoacusia profunda.

 

Causas, tipos y síntomas

  • Factores hereditarios
  • Complicaciones en el embrazo y el parto
  • Infecciones durante la gestación
  • Uso incorrecto de fármacos
  • Envejecimiento
  • Infecciones crónicas
  • Obstrucción del conducto auditivo
  • Exposición a ruido excesivo
  • Traumas acústicos
  • Presbiacusia                                   

 

Como mencionábamos la mayoría de los casos pueden ser prevenibles desde cero o detectados a tiempo. Los principales síntomas en los cuales debemos poner atención en caso de adultos son: dificultad para mantener una conversación fluidafalta de reacción a ruidos fuertesno saber diferenciar entre sonidos agudos y fuertes y perdida del equilibrio o mareos. En los niños se dificulta el habla y el aprendizaje y de igual forma no reaccionan a ruidos fuertes, sin embargo, cuando es por causa genética este padecimiento puede ser detectado a través del tamiz prenatal.

 

Este padecimiento es tratado por un especialista en Otorrinolaringología él cual evaluara el estado en el que se encuentran tus oídos y con ello determinar el grado de perdida auditivaque se mide de la siguiente manera:

 

Leve: umbral de adición de 20 a 40 decibeles

Media: de 41 a 70 decibeles

Severa: de 71 a 90 decibeles

Profunda: de 90 decibeles en adelante

Estos a su vez también se dividen de acuerdo a la localización de la lesión.

 

Es momento de prevenir y tratar ¡oído!

 

Para prevenir los especialistas recomiendan disminuir el uso de audífonos y la intensidadcon la que se escuchan, evitar introducir objetos que puedan obstruir el conducto auditivo, exposición a ruidos intensos sin protección y poner atención en lo síntomas, al primer síntoma acudir de inmediato con el especialista para que evalué el estado en el que se encuentran nuestros oídos, en el caso de los bebés recurrir a un tamiz prenatal, preescolar y escolar.

 

 

El tratamiento dependerá del grado de perdida auditiva que se tenga y puede ir desde la utilización de tapones para oídos en ambientes ruidosos, redireccionar a otros especialistas, colocación de audífonos amplificadores de ruido o implantes cocleares.

 

La pérdida de la audición puede ser por causas congénitas, adquiridas o degenerativas, las más comunes son: