Trasplante de Riñón: ¿Cómo ayuda en la calidad de vida?

¿Qué es el trasplante renal y quién lo necesita?

El Trasplante Renal es un procedimiento quirúrgico, el cual consiste en conectar un riñón sano al paciente que tiene Insuficiencia Renal crónica para que así vuelva a tener un funcionamiento renal adecuado y llegue sin necesidad ningún otro tipo de tratamiento sustantivo como la Diálisis o Hemodiálisis.

Este procedimiento quirúrgico está indicado a aquellos pacientes que tienen Insuficiencia Renal Crónica en un estado V de R/DOQUI, es decir, una depuración de creatinina menor a 15 ml/min y que necesite el tratamiento sustantivo que ayude a realizar la función renal, todo el proceso debe de ser diagnosticado por un especialista para que determine si es candidato del trasplante de riñón.

¿Qué se hace en la cirugía?

El procedimiento quirúrgico consiste en conectar la vena y la arteria del riñón donante en una vena y arteria de él paciente al que va a hacer trasplantado, así como unir el urétero que es el conducto donde sale la orina producida en el riñón con la vejiga. El riñón donado puede provenir de un donador vivo o un donador cadavérico.

Riesgos y Beneficios

Cuando el paciente es apto, después de haber realizado todo el proceso de valoración exhaustiva en todos los ámbitos que el proceso demanda, se debe de incluir la valoración y apoyo de especialistas relacionados al proceso quirúrgico. Los riesgos se minimizan para así tener una cirugía que garantice la integridad de la vida del paciente. Es de suma importancia que el procedimiento quirúrgico se realice en un lugar con las condiciones necesarias, en algunos casos es necesario el apoyo del banco de sangre y/o la terapia intensiva.

Los beneficios que el paciente debe de saber al realizar este procedimiento quirúrgico es que volverá a tener una calidad de vida digna, en la cual el paciente debe de acudir a sus revisiones de seguimiento indicadas por el cirujano que realizo el procedimiento y mantenerse apegado al tratamiento inmunosupresor es que de por vida, solo así se asegurara el éxito de la intervención quirúrgica.

 

Cuidados después del trasplante de Renal

El paciente debe de permanecer hospitalizado y en aislamiento los primeros 5 díasposteriores a la intervención quirúrgica, una vez que el paciente se alta debe de acudir 1 vez por semana al especialista el primer mes para monitorizar la función del riñón trasplantado y así poder adecuar la dosis de los tratamientos inmunosupresores, los cuales se les monitorea con el nivel de sangre.