Hasta qué punto es importante el bienestar emocional

¿Qué son las emociones?

Las emociones son mecanismos que nos sirven para reaccionar con rapidez ante acontecimientos inesperados y que funcionan de manera automática. Son impulsos para actuar. Su función consiste en ayudarnos a adaptar nuestro organismo al entorno que nos rodea.

Existen seis categorías básicas de emociones: miedo, sorpresa, aversión, ira, alegría y tristeza. No hay emociones buenas o malas. Hay tantas reacciones emocionales como personas, ya que dependen de las experiencias, aprendizajes previos y situación concreta; por tanto, todas son válidas. Algunas de las reacciones fisiológicas y de comportamiento que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse.

¿Qué puede hacer para mejorar su salud emocional?

  • Identifique las emociones que siente en cada momento e intente expresarlas.
  • Si percibe mucha carga emocional, busque espacios para aliviar esa intensidad, por ejemplo, hablando con alguien cercano de su confianza.
  • Tener horas suficientes de sueño y descanso es fundamental para recuperarnos del desgaste diario.
  • Cuide sus relaciones con la pareja, familiares o amigos para que sean lo más satisfactorias posibles.
  • Incluya en su tiempo libre actividades que sean de su interés y le resulten placenteras.
  • Utilice alguna técnica de relajación si le resulta de ayuda.
  • Es importante que cuide sus hábitos de vida, siga una alimentación saludable y realice ejercicio físico.
  • Si siente que el día a día le desborda, le cuesta manejar el estrés y el malestar emocional se prolonga en el tiempo, considere la posibilidad de consultar a un psicólogo para que valore su situación.

Educación emocional, una forma de prevención

Lograr el bienestar emocional no es sencillo y puede requerir de distintas herramientas y recursos que nos enseñen a identificar las emociones propias y ajenas, para que éstas sean manejadas o gestionadas de manera adecuada y productiva.

La educación emocional es una forma de prevención primaria, minimiza la vulnerabilidad a las disfunciones y previene su ocurrencia. Todos necesitamos, de algún modo u otro, que se nos enseñen estrategias para enfrentarnos a las experiencias de la vida y manejar nuestra respuesta a estas experiencias de la mejor manera. Es de particular importancia que la educación emocional esté presente desde que somos pequeños y desde el inicio de nuestro desarrollo como personas.

¿Por qué es importante trabajar las emociones desde pequeños?

La inteligencia, madurez y competencia emocional están directamente relacionadas con el consumo de drogas tanto legales como ilegales. Comprender las emociones y saber gestionarlas es la base para integrarse de forma adecuada en la sociedad y fortalecerse ante situaciones y presiones grupales que incitan a fumar y beber alcohol.

El consumo de tabaco en España empieza a los 14 años y el de alcohol, a los 16. Los estudios demuestran que a menor inteligencia, madurez y competencia emocional, el consumo de estas sustancias es mayor. A estas edades los jóvenes ya deben estar formados y contar con estrategias, herramientas y recursos para gestionar sus emociones y actuar de manera constructiva, evitando estilos de vida nocivos para la salud que a la larga traen distintas enfermedades.