La cantante pop de origen portugués Demi Lovato dio inicio al Super Bow 54 al cantar el himno de Estados Unidos y emocionó al público en el Hard Rock Stadium de Miami, donde los Chiefs de Kansas City y los 49ers de San Francisco disputan el trofeo Vince Lombardi de campeón de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).