Madonna, en el ojo de la polémica por su voluminoso trasero

Madonna, la reina del pop, actuó por sorpresa la pasada Noche Vieja junto a su hijo David Banda en un bar del centro de Nueva York, Stonwall Inn, que se convirtió a finales de los sesenta en icono del movimiento homosexual.

Madonna rindió homenaje al movimiento LGTBI con dos canciones y un breve discurso que la propia artista difundió en su cuenta de Twitter.

 

“Estoy aquí orgullosa, en el lugar donde comenzó el orgullo, para que nunca olvidemos los disturbios del Stonwall ni a aquellos valientes que se levantaron para decir basta”, dijo Madonna sobre el escenario del pub, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village.

Lo que llamó la atención de los internautas fue el tamaño de los glúteos de la cantante, pues se veían mucho más grandes y hasta la compararon con Kim Kardashian.

A raíz de la polémica, la reina del pop compartió un mensaje en Instagram en el que se refiere a su trasero, pero no confirmó ni desmintió si había pasado por el quirófano.

 

“Buscando desesperadamente la aprobación de nadie... y con derecho a la libre voluntad sobre mi cuerpo, como todo el mundo!! Gracias 2019! Va a ser un año increíble”. Además agregó los hashtags: #libertad, #respeto, #NoaLaDiscriminación y #sinmiedo.