Un gol de Leo Messi, tras una excelente asistencia de Arturo Vidal, permitió al Barcelona de Quique Setién sacar adelante el encuentro ante el Granada, en un partido en el que el fútbol de los azulgrana mostró algunos brotes verdes, aunque les faltó continuidad en su juego.